El Cajón del Maipo es un valle en forma de V que nace desde la cordillera y llega hasta Santiago mismo, diluyéndose en la modernidad de nuevas calles, está constituido por varios pequeños valles en forma de V, siendo el más importante el valle del Cajón del Maipo.

Este gran valle se formó hace más de 45 millones de años y en algún momento sus imponentes montañas fueron parte del fondo oceánico. El choque de las placas de Nazca y del Pacifico levantaron el fondo oceánico formando este maravilloso macizo andino. Prueba de ello es que en muchas partes se encuentran cientos de fósiles de diferentes especies marinas. Hoy en día, las montañas siguen creciendo llevando un rito de entre 3 y 5 cms. por año. Si nos fijamos en las montañas que forman el Cajón, podremos ver diferentes estratos dejando en evidencia las mismas zonas de choque de las placas. Los diferentes colores de estos estratos identifican diferentes tipos de rocas y diferentes eras.

Se cree que los primeros habitantes de estas altas tierras fueron los indios Chiquillanes, quienes vivían en el sector que hoy en día es San Gabriel. También se han encontrado vestigios de la cultura Inca y la mejor prueba de esto es la momia encontrada en el cerro el Plomo, el famoso niño del Plomo. Un niño encontrado en 1954 en un pequeño pozo que se cree fue un sacrificio Inca para los dioses, la altitud y fríos glaciares lo preservaron perfectamente. Hoy en día el Niño del Plomo descansa en el Museo de Historia Natural de Santiago.

El nombre Maipo deriva del mapuche “Maipun” que significa “Paraje de tierra cultivada”.

Otra de sus atracciones es su volcán, el volcán Maipo o también conocido como volcán San José. Este volcán tuvo su última erupción en 1960, es de tipo Freatomagmático, Caldera, Estratovolcano, y tiene una altura de 5.290 Mts. Un sitio muy visitados por trekkers y excursionistas. Cuenta una leyenda que según las creencias Mapuches los volcanes eran el hogar del Pillán, quien era el padre fundador de la raza, y que cada vez que entraba en erupción era por la ira de algún comportamiento inadecuados de su pueblo. En realidad tampoco le temían pero si le tenían gran respeto y hacían ofrendas para el cumplimiento de sus peticiones. Además de todo lo que involucra una erupción, humo, cenizas y lava, el Pillán también expresaba su ira con truenos y rayos.

San José de Maipo nació finalmente por la necesidad de un asentamiento para diferentes comunidades mineras establecidas en el sector dedicadas a la explotación de una de las primeras minas de plata del País, “San Pedro de Nolasco”, la que en su época generó grandes ganancias. Hoy en día abandonada al igual que el pueblo El Volcán han dejado que el tiempo haga de las suyas convirtiéndolas en verdaderos pueblos fantasmas. Los pocos habitantes que quedan luchando con la escases de trabajo y por terrenos pertenecientes a las mineras ya han migrado a grandes ciudades quedando cada día mas abandonada a su suerte, de tanto en tanto visitadas por algún turista ingenuo de su historia o por alguno de nosotros como vemos con tristeza como nuestra historia es consumida por la naturaleza. El panorama a primera vista es verdaderamente desalentador. Unas treinta casas que en su mayoría están clausuradas, un colegio silencioso, las ruinas de plantas procesadoras del mineral, los cimientos de la antigua estación del tren, un cine derruido, una cancha de futbol abandonada, son algunos de las huellas de un pasado próspero, que tuvo a este pueblo no sólo como centro de desarrollo de la comuna de San José de Maipo, sino que también de la región.

Muchos no lo saben, pero Charles Darwin pasó por este valle e hizo importantes notas en su diario. De esta forma él en 1835 describió a nuestro querido Cajón del Maipo, la geografía cordillerana, los valles del río Maipú (Maipo), la aduana, la minería y otros aspectos que caracterizaban y aún son parte de nuestra zona.

.

“Nos decidimos a atravesar el paso de Portillo. Al dejar Santiago, recorremos la inmensa planicie quemada por el sol donde se encuentra esa ciudad, y por la tarde llegamos al Maipú, uno de los principales ríos de Chile. El valle, en el lugar por donde penetra la Cordillera, está limitado a cada lado por montañas desprovistas de vegetación; y aunque muy poco ancho, es muy fértil. A cada instante se encuentran casas de campo rodeadas de vides, de manzanos y melocotoneros cuyas ramas se doblegan bajo el peso de magníficos frutos maduros. Al atardecer llegamos a la aduana, donde examinan nuestros equipajes; la frontera de Chile está aún mejor definida por la Cordillera que lo que pudiera serlo por las aguas del océano. Muy pocos valles se extienden hasta la cadena central, y las bestias de carga no pueden seguir ningún otro camino.

Hoy [19 de marzo] hemos rebasado la última casa habitada del valle. Desde hace algún tiempo las casas estaban ya muy espaciadas y, sin embargo, todos los sitios en que es posible la irrigación, el suelo es muy fértil. […] El nombre de torrentes convendría mejor a los ríos que corren por esos valles. Su lecho tiene una considerable pendiente y sus aguas presentan el color del lodo. El Maipú prosigue su curso furioso sobre grandes fragmentos redondeados, dejando oír un rugido semejante al mar. En medio del estruendo de las aguas que se rompen, se percibe distintamente, aun a gran distancia, el ruido de las piedras que chocan unas con otras, y eso día y noche, en todo el recorrido del torrente impetuoso. […]

Las montañas que bordean esta parte del valle tienen de 3.000 a 6.000 y hasta 8.000 piesde altitud; son redondeadas, y sus flancos están absolutamente desnudos. Por todos lados la roca es rojiza y las capas perfectamente distintas. No puede decirse que el paisaje sea bello; pero es grandioso y severo. Nos encontramos con muchos rebaños de ganado que algunos hombres conducen desde los valles más elevados de la Cordillera.Ese signo del invierno que se acerca nos hace avanzar quizá más de prisa que lo que conviene a un geólogo. La casa donde pasamos la noche está situada al pie de una montaña en la cumbre de la cual se encuentran las minas de San Pedro Nolasco. Sir F. Head se pregunta con asombro cómo ha sido posible descubrir minas en una situación más extraordinaria como la árida cima de la montaña de San Pedro Nolasco. […]

[20 de marzo] A medida que ascendemos por el valle, la vegetación se va haciendo extremadamente escasa; ya casi no se encuentran sino algunas flores alpestres muy bonitas. […] Al atardecer llegamos a una extraña llanura que se parece a una hoya y que es denominada Valle del Yeso. En ella se encuentran algunos herbazales desecados y vemos un rebaño de ganado vacuno errando a la ventura en medio de las rocas que lo circundan. El nombre de Yeso dado a ese valle proviene de una capa considerable (tiene por lo menos 2.000 pies de espesor) de espejuelo blanco, casi completamente puro, en muchos lugares de él. Pasamos la noche cerca de una cuadrilla de obreros ocupados en cargar mulas con esta materia, que es empleada en la elaboración del vino.

Charles Darwin. Viaje de un naturalista alrededor del mundo. Buenos Aires, Editorial El Ateneo, 1951. pp. 368-374.

.

Cajón del Maipo a principios del siglo XX

El Cajón del Maipo representa muchas cosas. Historia, Pueblos fantasmas, accidentada geografía, vulcanología, flora y fauna. Hoy en día está protegido por CONAF y es muy visitado por excursionistas y aficionados a deportes al aire libre, escalada trekking, hiking y por supuesto camping. Podemos encontrar una espectacular fauna ya que hay cóndores que visitan el valle en búsqueda de comida, no son difíciles de ver, sobre todo en las mañana de verano cuando secan sus alas extendías con los primeros rayos de sol de la mañana.

Entre los lugar más visitados y de mejor acceso están: Baños colina, Baños Morales, monumento nacional El Morado, Parque Rio Olivares, Embalse del Yeso y Termas del Plomo.

Para todos los que nos gustan las actividades al aire libre, El Cajón del Maipo es una excelente y entretenidísima alternativa. Hay mucho más que solo en estas líneas, mucho por ver y explorar, está cerca de Santiago y se pueden hacer muy buenos paseos por el día, disfrutar del nieve en el centro de ski Lagunillas en esta época o aventurarse a acampar junto al cielo y las estrellas.

Fuente: http://blog.visitchile.com